bienvenida


domingo, 27 de diciembre de 2015

Berenjenas a la parmeggiana




Las berenjenas a la parmeggiana es una receta típica italiana que por su aspecto recuerda mucho a la lasaña, aunque en este caso se usa verdura en lugar de pasta. Partiendo de sus ingredientes principales (berenjena, tomate y queso) se pueden preparar múltiples versiones, por lo que cada uno puede adaptar el plato a su gusto.

Por ejemplo, entre las capas de berenjena podemos echar mano de rodajas de cualquier tomate natural o incluso de algún sofrito o salsa. Lo mismo pasa con el queso: a pesar de que el parmesano debe estar presente para darle ese toque suyo tan característico, para el relleno interior también se puede recurrir a la mozzarella, a las lonchas habituales para fundir (tipo Tranchettes), a un manchego, etc. Como condimento, la albahaca, el orégano y la pimienta también son buenas opciones a tener en cuenta.

La receta clásica pediría rebozar y freír la berenjena inicialmente, pero consideramos mucho más adecuado y saludable prepararla a la plancha o al horno antes de montarla para su cocción final. Estos serían los pasos a seguir:


INGREDIENTES (para 2 personas):


  • 1 berenjena (mediana-grande)
  • 4 tomates maduros o salsa de tomate frito
  • Queso al gusto
    (1 bola de mozzarella o 6-8 lonchas para fundir, etc)
  • 50 gr de queso parmesano
  • Aceite de oliva, sal, azúcar y pimienta
  • Orégano y/o albahaca (opcional)


ELABORACIÓN:




  1. Lavar las berenjenas y cortarlas en rodajas o a tiras alargadas de medio centímetro de grosor aproximadamente. En función del molde o recipiente para hornear que se vaya a usar, haremos un corte u otro.

  2. Poner las rodajas en un colador y salarlas. Esperar varios minutos para que "suden" y así eliminar parte de su amargor. Otra opción es dejarlas también un rato en remojo con leche.

  3. Volver a lavar con agua la berenjena cortada. Escurrir y secar bien.

  4. Cocer previamente las berenjenas a la plancha o al horno (180ºC) con un chorrito de aceite de oliva y sal hasta que estén tiernas y con cierto color dorado. Reservar.

  5. Cortar el tomate en rodajas (o tener a punto en otro recipiente en caso de preferir salsa o sofrito) y hacer lo mismo con el queso. El tomate natural también es recomendable pasarlo un poco por la sartén con algo de sal y pimienta y también una pizca de azúcar (para reducir la acidez). Igualmente podemos añadir orégano y/o albahaca fresca.

  6. Montar en la bandeja para hornear las distintas capas de ingredientes: primero la berenjena, luego el tomate y después el queso, repitiendo la operación tantas veces como la altura que se desee y acabando con una buena capa de parmesano. Es preferible un molde que se ajuste al tamaño de las rodajas o las tiras para que impida que todo se desparrame.

  7. Introducir en el horno precalentado a 180ºC y cocer unos 20 minutos, más otros 5 o 10 de gratinado hasta que el queso parmesano de la capa superior quede bien dorado.

  8. Retirar del molde con ayuda de una espátula, con mucho cuidado, y servir al plato.




Evidentemente, también se puede preparar una versión vegana de esta receta, sustituyendo el queso por cualquier otro ingrediente al gusto. O por el contrario, para los amantes de la carne, se le pueden añadir unas lonchas de buen guanciale italiano (panceta) o también jamón entre capa y capa.


Animaros y ya diréis cuál es el resultado. 


Buen provecho y.... ¡AL ABORDAJE!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada