Croquetas de pollo a l'ast

20:05


  


¿Que te ha sobrado un montón de carne de una barbacoa y no quieres empachar al perro o al gato con las sobras? ¿Que no has calculado bien y has comprado pollo a l'ast de más para una comida familiar improvisada? ¿Que estás en plena Operación Bikini y te has dado cuenta de que tus amigos también cuando han atacado a la lechuga en vez de al plato de carne?

Tranquilos. En la cocina (casi) siempre hay una solución para aquella comida que ni la han tocado, pero que ya está cocida y da pena tener que tirar. Una buena opción de aprovechamiento de esa carne sobrante es la de hacer una rica masa de croquetas con las que disfrutar en una mejor ocasión.

En nuestro caso, recientemente hemos aprovechado parte de un pollo a l'ast (principalmente) y alguna pieza de una parrillada como una longaniza y una loncha de panceta.

¿Queréis saber cómo? Aquí lo tenéis.





INGREDIENTES:

  • 1-2 cebollas
  • 100 gr mantequilla
  • 625 gr pollo a l'ast deshuesado
  • 1 longaniza de pimienta
  • 1 loncha de panceta
  • 300 gr aceite de la salsa del pollo
  • 300 gr caldo de pollo o de jamón
  • 600 ml leche
  • 60 gr maizena

  • Harina, huevos y pan rayado para el rebozado
  • Aceite de girasol o de oliva suave para freír las croquetas


ELABORACIÓN:
  1. Picar bien finito la carne del pollo deshuesado, la longaniza y la loncha de panceta. Mezclar y reservar.

  2. Pochar en una sartén grande y a fuego medio-bajo la brunoise de cebolla con la mantequilla y un poco de sal. Podemos echar alguna cucharada sopera del jugo del pollo a l'ast que hayamos guardado para que coja más sabor la cebolla.

  3. Añadir la carne picada, removerla para integrarla con la cebolla y sofreír todo unos minutos.

  4. Incorporar la fécula (harina o maizena) y dejar que se cueza bien a la vez que se va removiendo con una cuchara.

  5. Verter el caldo a la sartén y remover. Hacer lo propio con casi toda la leche, reservando un poco para añadir o no más adelante en función de la textura de la masa deseada.

  6. Ligar con la cuchara toda la mezcla hasta que haya espesado toda la fécula. Rectificar de sal y pimienta y, si fuera necesario, añadir algo más de leche.

  7. Apartar del fuego y dejar enfriar sobre una rejilla para que circule el aire por debajo de la sartén. En cuanto sea posible, poner la masa a refrigerar en la nevera unas horas.

  8. Cuando la masa esté fría, con un poco de aceite en las manos formaremos bolas del tamaño que se desee y se pasarán por harina, huevo batido y pan rayado, en este orden.

  9. Las croquetas resultantes (con estas cantidades y depende del tamaño el número puede variar de entre unas 30 a 60) se pueden freír directamente en aceite de girasol o de oliva suave o bien guardarlas en el congelador para otro día.


You Might Also Like

0 comentarios

Popular Posts

Like us on Facebook

Flickr Images