Buñuelos de hojaldre y chocolate (Salazar)

20:40





Es una gran suerte que a lo largo de la aventura que emprendí hace año y medio en busca del cocinero que (creo) llevo dentro, me vaya cruzando con otros navegantes que me están echando una mano en mi objetivo. Corsarios de los buenos, de aquellos que comparten su botín contigo, de manera altruista, en forma de transmisión de conocimientos y a los que quizás nunca sabré recompensar como se merecen.


Mis compañeros de clase en la Escuela de Hotelería de Cambrils son unos de ellos. Luchando contra vientos de crisis y mareas que a uno pueden llegar a desmotivarle, su pasión por la gastronomía se contagia fácilmente y representa un soplo de aire a favor importante en los tiempos que corren.

Como símbolo de mi agradecimiento, hoy publico una receta de unos buñuelos que bajo las órdenes del capitán Salazar elaboramos este pasado lunes. Un postre muy efectivo, con el que sorprender gratamente a los amantes del chocolate.

Para facilitar el trabajo, nosotros recurrimos a las masas de hojaldre que los alumnos de pastelería y panadería preparan a menudo. En casa, con cualquiera de las que se pueden adquirir en un supermercado bastará.

Una recomendación: hacer estos buñuelos con previsión. Prácticamente a cada paso se debe enfriar bien o congelar la trufa primero, las bolitas después y el buñuelo en sí luego. Así que tenedlo en cuenta.


 
INGREDIENTES:

- 300gr cobertura de chocolate
- 200gr nata (35% m.g.)
- Masa de hojaldre
- sal y pimienta

- aceite de girasol (para freír)
- 1/2 chupito de ron o licor al gusto (opcional)


 
ELABORACIÓN:


1) Hacer trufa: llevar a ebullición la nata (importante que sea mínimo de un 35% de materia grasa) con una pizca de sal y pimienta. Pasar al bol donde tendremos la cobertura de chocolate con (si se desea) un chorrito de licor. Dejar enfriar y a la nevera.


2) Cuando la textura de la trufa sea lo suficientemente consistente, sacar del frigorífico y hacer bolitas (de unos 10 gramos aproximadamente). Congelar.
 

3) Cortar el hojaldre en cuadrados del tamaño que puedan envolver las bolitas de chocolate, cerrar las puntas y redondear con el interior de las palmas de la mano. Enfriar de nuevo (mejor si es congelar).
 

4) Freír en abundante aceite (de girasol o de oliva suave) y cuando adquiera el hojaldre un color dorado/marrón, retirar. Es recomendable descongelar un poco los buñuelos antes de freírlos y que el aceite no esté a una temperatura muy elevada para evitar que se tuesten por fuera sin que el chocolate se haya derretido bien en su interior.

5) Escurrir los buñuelos sobre papel de cocina y servir (advertir que el chocolate está caliente). Se puede acompañar de nata montada, de una crema inglesa o de licor de Chartreuse o comérselos directamente sin nada más.


Y... ¡¡¡AL ABORDAJE!!!





You Might Also Like

0 comentarios

Popular Posts

Like us on Facebook

Flickr Images