Sopa fría de tomate

11:00

Llevo unos días con la clásica actitud veraniega de cuidarme un poquito más en las comidas de cara a perder algo de peso, no sólo para reducir algo esa barriguita que tanto nos fastidia cuando es tiempo de playa sino también porque este año estoy invitado a varias bodas y siempre viene bien lucir palmito enfundado en un bonito traje.

Las ensaladas ligeras, por tanto, han pasado a formar parte de mi menú habitual, así como aquellos productos hidratantes y purificantes como por ejemplo el tomate o la piña. Un tipo de recetas, por cierto, que a partir del próximo lunes explicaremos en Ràdio Cunit en la sección que Chef Pirata estrena esta temporada de verano en El Ventilador, el magazine matinal de esta emisora municipal.





Esta semana me apetecía preparar una sopa fría, por lo que empecé a navegar por la red a ver qué encontraba. Y hallé una interesante combinación gracias a uno de mis bloggers de referencia, Mike López Iturriaga, El Comidista de El País. Justo coincidiendo con el inicio del período estival, proponía una receta híbrida entre el gazpacho y el ajoblanco, ideal para estas fechas.

Pero como el ajo me suele repetir bastante y tampoco me gusta hacer una copia exacta de los platos de otros, la versioné a mi manera, básicamente centrándome en el tomate (que antes odiaba y ahora me encanta) y descartando otros ingredientes.



El resultado me sorprendió gratamente sobre todo por la facilidad de su elaboración (nunca pienso que me vaya a quedar buena una receta que preparo por primera vez). Eso sí, como buena sopa fría, recomiendo hacerla con suficiente antelación para dejarla enfriar en la nevera. Si puede ser, mejor de un día para otro. Pasemos a la acción.


 
SOPA FRÍA DE TOMATE
 

Ingredientes (para 3-4 personas):

- 5-6 tomates de pera maduro
- 8-10 almendras crudas o tostadas
- 1 rebanada mediana de pan duro
- 300 ml. de agua bien fría o helada
- 100 ml. de aceite
- 40 ml. de vinagre de módena
- Sal de hierbas de Ibiza
- 4 lonchas de jamón (opcional)
- 5-6 langostinos (opcional)


 


Preparación:

1. Trocear el tomate, sin necesidad de pelarlos (tan solo desechando la parte dura del tronco).

2. Desechar la corteza del pan y poner la miga en remojo con el vinagre de módena.

3. Incorporar en una batidora (o Thermomix) los siguientes ingredientes: el tomate, el pan mojado en vinagre, las almendras, el aceite, la sal (a mí me gusta usar una de hierbas que compré en Ibiza) y el agua, que debe estar muy fría, casi helada. Triturar durante unos 5 minutos hasta lograr una consistencia más bien cremosa (aunque seguirá estando líquido, no hay que olvidar que es una sopa, no una crema).

4. Corregir de sal, vinagre y agua al gusto, y dejar reposar en la nevera un par de horas como mínimo (estará mejor si se deja de un día para otro).

5. Finalmente, servir bien frío con un chorrito extra de aceite y la guarnición que se quiera. En mi caso opté por freír unas lonchas de jamón y saltear unos langostinos, que monté en el centro del plato antes de verter la sopa alrededor.



Y... ¡¡¡AL ABORDAJE!!! 

You Might Also Like

2 comentarios

  1. que otro nombre recibe la sopa fria?

    ResponderEliminar
  2. Hola Eric! Pues no sé a qué te refieres exactamente! En España la sopa fría por excelencia es el gazpacho... aunque buscando he encontrado que en la cocina coreana se le llama "changuk" a cualquier sopa fría....

    ResponderEliminar

Popular Posts

Like us on Facebook

Flickr Images